Al Bat

"La Casa Que Héctor Espino Construyo"

Hoy, gocemos una elocuente y por demás significativa historia en torno a un estadio rodeado de riquísimos capítulos a lo largo de cuatro décadas.

Un escenario hecho leyenda... como lo han sido sus grandes protagonistas.


Vamos:

El estadio fue inaugurado el 5 de octubre de 1972 por el gobernador Faustino Félix Serna y por cuatro años se le conoció como "El Coloso del Choyal".


Cuando su apertura, se convertía en el segundo escenario de beisbol profesional en Hermosillo.


El precursor había sido "El Estadio de la Casa del Pueblo" construido entre 1933-34 sobre el actual Parque Madero, el cual en 1955 fue bautizado como "Fernando M. Ortiz", un gran promotor del deporte rey.


El histórico parque sería demolido en febrero de 1972 como parte del proyecto modernizador deportivo que incluyó los estadios de Navojoa, Obregón, Guaymas y Hermosillo.

Curiosamente, el mismo gobierno del estado, en 1969, le había dotado de modernas torres de alumbrado. Tres años después esa inversión quedaría en vano.

En aquel escenario, a partir de 1958 al inaugurarse el circuito como Invernal de Sonora, los Naranjeros de Hermosillo conquistarían con Virgilio Arteaga de mánager un bicampeonato (60-61 y 61-62); otro en 1963-64 con Leo Rodríguez; y uno más en el 70-71, ya en la actual Mexicana del Pacífico teniendo al timón a Maury Wills.


Antes, conquistarían el primero en la Liga de Sonora y tres más en la Costa del Pacífico, incluyendo en esos tres gallardetes, el primer bicampeonato (1956-1957 bajo la dirección de Hub "Chutabaco" Kittle.


Nuevo estadio y Unidad Deportiva

El nuevo estadio de la capital sonorense abrió sus puertas en la temporada 15 de la Liga Mexicana del Pacífico, con una capacidad para 12 mil aficionados (después aumentaría a 14 mil), teniendo la primer serie contra los Algodoneros de Guasave.


El monto de inversión para edificarlo fue de 13 millones de pesos, en tanto para la unidad deportiva, iluminada, se aplicaron otros siete, la cual contaba con cuatro canchas de frontenis, dos de tenis, siete de basquetbol, una alberca olímpica, una fosa para clavados, y zonas verdes.


El estadio presentaba un alumbrado de lo más moderno compuesto por diez torres con 348 lámparas de luz mercurial y cuarzo; butacas para 3,100 aficionados, césped regado por aspersión, estacionamiento para 1,200 vehículos, seis rampas de acceso a los graderíos, dos unidades de taquillas, casetas para prensa, radio y televisión, sonido general y pizarra eléctrica controlada a larga distancia, dos subestaciones eléctricas y casa para el jefe de mantenimiento.


Presentaba dos estacionamientos: uno al oriente con cupo para 300 vehículos y otro al norte para 800 más.


Correspondió al gobernador Félix Serna hacer el primer lanzamiento inaugural, recibiéndolo en el plato el dirigente del circuito Horacio López Díaz y teniendo al bat al tesorero del gobierno estatal Tomás Oroz Gaytán y, sancionando en home Víctor "Cadillo" Saiz.


Los históricos line ups:


El mánager Naranjero, George Noga, presentó el siguiente line up:


Naranjeros: Hugh Yancey (5), Marcelo Juárez (8), Jerry Hairston (4), Héctor Espino (3), Brian Downing (2), Ángel Macías (7), Alejandro Robles (9), Lauro Villalobos (6) y Max León (1).


Por su parte, el timón de los campeones de la edición anterior, Vinicio García, abrió así: Guadalupe Chávez (5), Miguel Suárez (9), Ramón Montoya (7), Alberto Thomson (3), Bake McBride (8), Clemente Rosas (2), Víctor Manuel López (6), Ramón Hernández (4) y Russell Seals (1).


Esa noche Jerry Hairston se convirtió en el primero en conectar un jonrón en el nuevo y flamante estadio.


Yancey abrió la tanda al cierre del primer episodio con sencillo y luego anotó con hit de Marcelo Juárez; enseguida Jerry Hairston pegó el histórico tablazo por encima del jardín derecho ante el algarabío de la fanaticada.


Maximino León, se acreditó 5-3 el triunfo aceptando ocho hits; en el noveno, tras dar una base, lo relevó Manuel Lugo y el último out lo retiró Saúl Montoya.


En ese partido, Ramón "Diablo" Montoya fue el primero en pegar hit; y ya en el octavo, Max León ejecutó un perfecto squeze play con Lauro Villalobos anclado en tercera.


También por los Algodoneros, Bake McBride pasó a ser el segundo en pegar cuadrangular.


Héctor Espino pasó a ser el primer mexicano en volarse la barda en el nuevo estadio Naranjero:


Fue en el cuarto juego de la serie contra los Mayos, el 10 de octubre, en la que el timón Grover "Deacon" Jones ordenó le dieran pasaporte ¡con caja llena!


Por esa decisión, quedó fuera del mando del team.


Y hay algo más, como detalle:


Antes del partido oficial, el 5 de octubre de 1972, el mismo Espino, pegó el primero, un tablazo por el izquierdo, de línea seca, a Guillermo Raygoza. Luego lo imitó Marcelo Juárez.


¿Quiénes integraban al conjunto Naranjero?: Espino, Hairston, Ángel Macías, Brian Downing, Arturo Rey, Lauro Villalobos, Roberto Méndez, Marcelo Juárez, Alejandro Robles, Francisco Javier "Tatacha" Noriega, Jim Geddes y Hugh Yancy.


Los pitchers fueron Eduardo Acosta, Max León, Pancho Barrios, Saúl Montoya, Guillermo Raygoza, Dennis Deck, Dan Neumeir, Dennis O´Toole y Manuel Lugo. Sergio Robles y Celerino Sánchez llegarían al equipo los días 24 y 31 de aquel mes, respectivamente.


Manny Saucedo estaba de batboy e incluso Héctor "Teto" Espino Jr. Correteaba las bolas de foul. El masajista fue Jesús Rivera.


En ese invierno, O´Toole impresionó con 8-1, 0.57 y 83 ponches en 75 innings. Max León tuvo 12-4, con 2.46, en tanto el zurdo Saúl Montoya resultó pitcher campeón del circuito al registrar 8-2 y 1.89 de efectividad.


George Noga, procedente de los Medias Blancas de Chicago, tuvo de coachs a Benjamín "Cananea" Reyes y Adolfo "Tribilín" Cabrera.


Arcadio Valenzuela era el presidente de la franquicia; Roberto Encinas, vicepresidente ejecutivo; Tadeo Iruretagoyena, vicepresidente; Agustín Hurtado, tesorero; Luis O. Torres, gerente e Ignacio Cadena, relaciones públicas y publicidad.


En esa temporada, los Naranjeros terminaron en primero y segundo puestos en ambas vueltas y, en play offs, fueron eliminados en siete juegos por los Yaquis de Obregón que ganaron la serie final a los Mayos para coronarse campeones.


El tercer campeón, luego de Hermosillo y Guasave, en la ya denominada Liga Mexicana del Pacífico.


Triple Corona y JMV

Héctor Espino tuvo su mejor temporada con la casaca Naranja al conquistar la Triple Corona de Bateo con .415 y 83 impulsadas, récords vigentes, y 26 jonrones, registros que le dieron por tercer año seguido el título de Jugador Más Valioso.


En sus 24 temporadas, Espino fue líder de bateo en 13 veces, logró tres triples coronas de bateo, seis veces fue el Jugador Más Valioso, ocho líder de producidas, con 11 campeonatos de slugging, siete títulos de jonrones; acumuló 299 cuadrangulares y mil 120 impulsadas, concluyendo con un porcentaje global de .330.... entre otras grandes estadísticas y hazañas.


Estadio "Héctor Espino".


En el transcurso de 1976, el doctor Carlos Leonel Avilés Cota le envió una carta al entonces editor deportivo del periódico El Imparcial, Eduardo Gómez Torres, donde solicitaba que el "Coloso del Choyal" ("También denominado como "Coloso"), llevara el nombre de Héctor Espino. (Hay registro de la carta publicada).


También, el fotógrafo deportivo José Ortega Guillén, recuerda que el director del matutino, ya desaparecido, El Sonorense, escribió la sugerencia de que ese inmueble llevara el nombre del cuarto bat naranjero.


Cierto es que luego de una gira de los Naranjeros, Héctor Espino recibió la invitación del gobernador Alejandro Carrillo Marcor para que acudiera a sus oficinas en Palacio de Gobierno donde le notificaría la decisión de que por votación casi unánime de la afición hermosillense el estadio llevaría su nombre.


Carrillo Marcor le indicó que se había hecho una votación (plebiscito) donde también incluyeron los nombres del notable pelotero hermosillense, Claudio Solano y el entonces presidente de la Liga Mexicana del Pacífico, Horacio López Díaz; el primero no tuvo voto alguno, mientras el famoso "Macacho", sólo dos.


A esa histórica reunión también asistieron directivos del Club Naranjeros encabezados por Arcadio Valenzuela, presidente, así como Sergio Kreimerman, uno de los propietarios de los Alijadores de Tampico con quien Espino jugaba en la Liga Mexicana.


Fue en esa reunión cuando surgió la broma del gobernador sonorense al decirle a Espino, nativo de Chihuahua, aquella expresión de "si no eres sonorense, nosotros te adoptamos".


Acto seguido, el mandatario estatal determinó poner el nombre de Héctor Espino González al estadio inaugurado el 5 de octubre de 1972 como "El Coloso del Choyal", lo cual fue publicado en el Boletín Oficial No. 7 del Gobierno del Estado, Tomo XCVII, Hermosillo, Sonora, con fecha del 24 de enero de 1976.


Dos días después, en la noche del 26 de enero de 1976, la develación de la placa por el gobernador Carrillo Marcor iba a perpetuar en el inmueble la memoria del mejor bateador que hasta la fecha ha existido en México.


Al descorrer las cortinas que cubrían la placa, se pudo leer la leyenda "Estadio Héctor Espino. Deportista Ejemplar. Enero de 1976".


Esa noche acompañaron al gobernador, su esposa Aurea Castro; el secretario de Gobierno, Raúl Encinas Alcántar; el presidente de la franquicia Naranja, Arcadio Valenzuela, y directivos como Tadeo Iruretagoyena, entre otros, quienes minutos después se trasladaron hasta el diamante para rendirle un emotivo homenaje. Al lado del famoso No. 21, estaría su esposa Carmen Vázquez y sus pequeños hijos.


Por supuesto, las muestras de cariño, aprecio y admiración de los aficionados por el gran toletero nacido en la Colonia Dale, en la Ciudad de Chihuahua, fueron por demás elocuentes.


El hecho ocurrió en el tercer partido de la serie contra los Yaquis de obregón a quienes los Naranjeros apalearon 9-1 poniéndose arriba 2-1 en la fase final de la postemporada.


El bautizo del inmueble ocurrió días después de que Espino bateara tres jonrones (18 de enero) en un juego de play-off contra los Cañeros de Los Mochis.


Es importante destacar que precisamente ese año, Hermosillo conquistó el primer campeonato de un equipo mexicano en Series del Caribe, esa vez celebrada en Republica Dominicana, lo que trajo una gran celebración en el estadio en el retorno del equipo a nuestra ciudad.


"El Último Capítulo"


El "Héctor Espino" escribirá en la venidera campaña 2012-2013 su "Último Capítulo" ya que los Naranjeros habrán de trasladarse al nuevo coso que se construye al poniente de Hermosillo.


En su gloriosa existencia ha sido sede de cinco Series del Caribe (1974, primera en México); 1982, 1887, 1992 y 1997).


Asimismo, fiel testigo de once cetros de los Naranjeros, de ahí que salte la frase "La Casa que Espino Construyó", donde esta leyenda del beisbol mexicano fraguó gran parte de su exitosa carrera en la pelota invernal azteca.


Es bueno recordar que en febrero de 1974 se disfrutó la presencia en el terreno de juego de grandes figuras extranjeras que destacaron posteriormente en Ligas Mayores como el mánager de los Dodgers, Tom LaSorda, Gary Carter, Mike Schmidt, Ken Tekulve, Guillermo Hernández, César Gerónimo, Otoniel Vélez, Manny Mota, Bill Buckner, Charlie Hugh entre otros.


México fue representado por los campeones de aquella temporada, los Venados de Mazatlán tripulados por Ronaldo "Ronnie" Camacho, mientras que por la LMP los Yaquis de Obregón (Marte de Alejandro fue su mánager) tomaron el lugar de Venezuela que esa vez no pudo asistir luego de que el circuito no terminó el rol regular por desacuerdos entre los dueños de los equipos y la asociación de peloteros de ese circuito.


Para variar, Héctor Espino, quien reforzó a los Yaquis, demostró su formidable bateo: fue el campeón bat con .429. Los Criollos de Caguas, de Puerto Rico, fueron los campeones bajo el mando de Bobby Wine.


En los posteriores clásicos caribeños veríamos a otros protagonistas de alto nivel, como Fernando Valenzuela, Roberto Alomar, Pedro Guerrero, Mike Piazza, Steve Sax, Candy Maldonado, Wilson Álvarez, etc.


Momentos memorables

Los instantes memorables en este escenario, sin duda, innumerables:


Ahí se realizó el cortejo de la boda de Jerry Hairston y Magdalena Arellano Palomares, el 6 de enero de 1974, luego de que unas horas se había casado por la iglesia en el Santuario Guadalupano. Jerry sólo jugó la primera entrada y posteriormente se fue de luna de miel...


Carlos Ibarra tiró sin hit ni carrera para los Naranjeros ante los Yaquis, el 25 de noviembre de 1982 (ganó 5-0); el retiro de Héctor Espino el 30 de Diciembre de 1984, en un doble juego ante los Potros de Tijuana; Curt Schilling, en corta estadía con Hermosillo, lanzó otro no-no contra los Tomateros de Culiacán el 10 de Noviembre de 1988 por 2-0.


Luego, el 22 de noviembre de 1994, tres lanzadores de los Naranjeros dejaron sin hit ni carrera a los Cañeros de Los Mochis por 2-0. Ellos fueron Joey Eischen, Andrés Berúmen (otra vez) y Antonio "Cañón" Osuna.


Fue el primer estadio de beisbol de Latinoamérica en contar con pantalla gigante en la temporada 1991-1992.


También, sede de juegos de exhibición/de pretemporada de los Diamondbacks de Arizona ante los Cerveceros de Milwaukee en 1998 y 1999; contra los Angelinos de Anaheim en 2000; los Atléticos de Oakland en 2001; Padres de San Diego en 2002; los Reales de Kansas City en 2003; Medias Blancas de Chicago en 2008; la Selección Mexicana de Beisbol en 2009 y en el 2010 frente a los Rockies de Colorado.


En la LMP es líder con 15 campeonatos, pero si sumamos campeonatos, caeremos en cuenta que Hermosillo tiene en su rico historial un total de ¡19 gallardetes! en nuestra pelota profesional invernal, una magnánima cifra en los anales de la pelota mexicana.


Sin duda, una franquicia enlazada, íntima, con la grata historia del pasatiempo rey y ubicada como la mejor organización del beisbol profesional de México.

 

Más hechos, lo demuestran: en la década de los 60's logró tres coronas; en los 70´s fueron cuatro; en los 80's, dos; en los 90's lograron tres y en los primeros diez años del siglo XXI, tres más.


Incluso, en diciembre de 2011 en el Congreso Legislativo local se propuso que sea declarado Patrimonio Cultural del Estado de Sonora.


Hoy, el "Último Capítulo" de los Naranjeros en tan histórico parque de beisbol, sin duda, está por cerrarse.


Por ello, disfrutemos todos juntos esta temporada por iniciar... y ya nos veremos en el nuevo estadio.


· Para la elaboración de esta columna, debe agradecer los datos proporcionados por el Ing. Francisco Salazar Encinas, Ángel Encinas Blanco, el Dr. Arturo Arellano Romero y el maestro Ernesto Robles Valle.



.

Creada Por: Solo Béisbol México®. Valido XHTML y CSS.