Séptima Entrada

Septima Entrada

EN GRANDE.- Sigue el club de béisbol Obregón, reconociendo a beisbolistas de antaño que dieron luz a este deporte. El pasado sábado tocó el turno a Moisés “Moi” Camacho, un segunda base que escribió grandes páginas en los circuitos más importantes de nuestro México. Este personaje hizo el viaje exprofeso desde el estado de California, Estados Unidos, para recibir los honores.



HERMANOS.- Desde su arribo a estas tierras, Moisés Camacho estuvo acompañado por su amigo de toda la vida, el gran Ronaldo “Ronnie” Camacho, mismos que formaron un dueto que en su momento apodaron “Los Camacho de la Destrucción”. Aporreadores natos de esos años que llamaron la atención de propios y extraños, estos personajes que se ven como hermanos.
EMOTIVAS.- Por cierto que el empalmense Ronnie, dedicó emotivas palabras a su casi hermano. Palabras que debieron calar hondo en el recién ingresado al Salón de la Fama de la organización Yaqui que preside René Arturo Rodríguez que también felicitó al que en el año de 1982-83, tomó las riendas del equipo Yaquis, y en la recta final de la vieja Liga de la Costa, fue un destacado jugador de esta tribu.
NÚMEROS.- Moisés Camacho dejó los siguientes números en LMB. Promedio de .291, 2070 juegos jugados, 7262 turnos al bat, 1046 carreras anotadas, 2110 imparables, 350 dobles, 58 triples, 185 cuadrangulares, 1169 carreras producidas y 42 robos de bases. Números ideales para que en su momento fuera introducido al Salón de la Fama de Monterrey.
GRANDE.- Una espectacular presentación tuvo el japonés Tomo Otosaka la tarde del sábado al irse, en sus primeros tres turnos al bat, con doble, triple y sencillo. El jugador del lejano oriente anotó esas tres veces y fueron las carreras que anotó la tribu. Suficientes para obtener un triunfo, que si bien no los saca del sótano, si le da ligeras esperanzas de hacerlo aunque ya faltan seis juegos, todos en gira.
CUIDADO.- Pero hay que ser prudentes y no echar las campanas a vuelo. Lo aconsejable es ver al japonés en futuros encuentros. Es decir, que una primavera no hace verano. Qué mejor, para el equipo y aficionado, que este espigado oriental forme el uno-dos con Justin Greene y causen sensación en las bases. Y puede que hasta Leo Heras se encienda bateando y corriendo.
SIGUE.- Vaya trabajo, el del sábado ante Charros, el mostrado por David Antonio Reyes. Lo anterior demuestra lo que la mayoría de los seguidores de la tribu esperaban, un pitcher consistente. Puso su record en 3-0 y lo mejor es su efectividad que dejó: 2.43 para estar ubicado como el tercero mejor en ese rubro. Ver salir al montículo a Reyes, ahora es sinónimo de confianza, aunque hay que aclarar que no siempre se consiguen triunfos, pero al menos hay absoluta confianza.
NO.- Y pensar que al abrirse la temporada, David Antonio no estaba en los planes del manejador y cuerpo técnico, para ser uno de los cinco abridores de Yaquis. Fue designado al bullpén, más que todo por su inconsistencia mostrada en los recientes años cuando salía de abridor y empezaba siendo un tiro, pero a partir del cuarto inning o quinto inning, su trabajo iba a menos. Es decir, daba la impresión de cansarse pronto. Ahora se ve un David Antonio muy confiado en su slider y el control que está causando estragos.
SUFRE.- Tal como debió esperarse, el aporreador ex MLB, Jarrod Saltalamacchia, a pesar que ya había botado par de pelotas desde su llegada, no se siente cómodo en la caja de bateo pues el fuerte pitcheo de LMP le está haciendo mucho daño y en verdad está sufriendo mucho para descifrarlo. Veremos si logra adaptarse estos días para verlo desforrar más esféricas.
DIFÍCIL.- La situación de jugadores importados, como es el caso de Alex Liddi que los ponen a descansar por su pésimo rendimiento con el bat, llama la atención de muchos. ¿Cómo es posible que a extranjeros que llegan de LMB les tengan bastantes consideraciones?. En cambio al importado que viene de sucursales de MLB, a las primeras de cambio le dan las gracias sin tenerles la paciencia requerida.
CAROS.- El caso de Liddi, así como de otros, como el de Bárbaro Cañizares es para levantar las cejas en señal de asombro. No ganan cualquier cosa para darse ese lujo de tenerlos fuera de roster no obstante batear muy por debajo de las doscientas milésimas. El cubano apenas tenía un juego participado y se antoja difícil creer que está sin devengar un sueldo. Y no sean capaces de traer un par de buenos abridores para buscar enderezar la nave. Increíble, ¿no creen?.
¡¡BUENOS DÍAS!!
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.



.

Creada Por: Solo Béisbol México®. Valido XHTML y CSS.