Séptima Entrada

Septima Entrada

PREGUNTA.- Varios son los aficionados que nos han formulado la siguiente interrogante: ¿Qué es lo que sucede con la afición de Ciudad Obregón que no acude, salvo el día de inauguración, al estadio nuevo de los Yaquis?. Es un tema interesante al que hay que prestarle mucha atención pues es un fenómeno que no se esperaba, después de ver las excelentes asistencias en el TOG.


FACTORES.- Podríamos citar algunos factores, sin embargo la verdad es que extraña la negativa de muchos para apersonarse a un inmueble que es la admiración de propios y extraños. Se pensaba que con el solo anuncio del estreno de un estadio que iba a ser, como lo es, diferente al TOG, con la modernidad que se exige y con muchos detalles que lo hacen grande, inexplicablemente, a excepción de las tres jornadas inaugurales que hemos vivido donde los llenos han sido grandiosos, el restos de los juegos prácticamente los desarrollan en familia.

 

NO.- Alguien ha insistido en el hecho de que por ser un inmueble más grande, hace que la afición no se note. No, las cosas no son así, al contrario, las estadísticas, por otro lado, parece que están en la realidad. Entradas pobres, muy pobres, las anuncian como de tres mil aficionados y hasta de cinco mil. Nos imaginamos que la situación tan apremiante por la que pasan los directivos que son los que se ven afectados por las bajas asistencias, deben tenerlos muy preocupados.

 

LEJOS.- Para muchos, el hecho de estar situado fuera de la ciudad, es algo que ha afectado a muchos aficionados, pues hay que realizar más gasto para trasladarse de ida y de regreso al este sí majestuoso parque de pelota. Antes, aseguran, era más fácil trasladarse al TOG pues de muchas partes de la ciudad existen rutas de camiones. Claro, no todos tienen ese problema.

 

NADA.- Se sospechaba, al menos esta columna, que con el anuncio de Christian Villanueva, aunque se aclaró que no vería acción toda vía, más la de otros que están por llegar, el ánimo de muchos cambiaría y se apersonarían en el NEY. Pero qué va, al menos en las primeras dos jornadas ante Águilas, las entradas han seguido por el mismo tenor. No atrevemos a pensar que entre martes y jueves pasados, apenas asistieron cinco mil aficionados y se nos hacen muchos.

 

LO CARO.- Algunas voces de buenos aficionados, se han quejado que lo caro de los artículos de lo que allí se venden, obliga a muchos aficionados a quedarse en casa y ver los juegos por la televisión. Para empezar, es algo que la directiva debe estudiar muy bien. Es difícil, también por los tiempos, que asistan familias para ver los juegos, ¿Se imaginan cuando deben de devengar en una sola noche?. Y máxime si no tienen auto.

 

DISTINTO.- Si se trata de comparar las entradas al Sonora, donde el estadio queda aún más lejos, la verdad es que en Hermosillo sí pueden presumir de excelentes asistencias. Evidentemente la economía en la capital de Sonora, es diferente a la de Ciudad Obregón y la región. Hermosillo es más grande hablando de número de habitantes y allí radica otra ventaja.

 

INSEGURIDAD.- Y si a lo anterior le agregamos la inseguridad que reina en la ciudad y la región, las cosas se complican más. Los directivos, hay que reconocerlos ahora sí, están haciendo un gran esfuerzo para darle al aficionado un platillo que merece, pero con las bajas asistencias, deben estar pensando las cosas para un futuro muy cercano.

 

MUY CARO.- Creemos que todos los aficionados van a estar conscientes del tremendo gasto que están teniendo, pues la nómina de Yaquis debe ser de las más altas de los ocho equipos. Tal vez ya viendo acción Villanueva, Urías y tal vez otro que consigan de los que juegan en el béisbol de Estados Unidos, las asistencias mejoren y vuelvan a ser como se veían en el TOG.

 

PROMOCIONES.- Otra cosa, las promociones. A pesar de la llegada de excelentes jugadores, deben estar casi a diario las promociones Tal vez es algo que los directivos han descuidado. Y sabemos cómo en Hermosillo se rifarán tres autos uno de estos días. Y el próximo 22 de noviembre, en el Sonora, se entregarán a los afortunados. Eso y otras cosas animan al respetable a retratarse en las taquillas. Sólo hay que estimularlos para ayudarlos a acudir a los juegos.

 

PASOS.- El hecho de que cuatro equipos de LMB estén tirando el arpa, deben ser pasos en la azotea que deben escucha los directivos de Yaquis. Dice un dicho que “cuando veas a tu vecino las barbas cortar, pon las tuyas a remojar”.

 

¡¡BUNOS DÍAS!!

 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.



.

Creada Por: Solo Béisbol México®. Valido XHTML y CSS.