"El Nuevo Manager Sultán": Colaboración Especial de Patty War

¿Recuerda usted a un elegantísimo pelotero panameño que corría las bases casi como Joe DiMaggio? Altísimo, de excelente actitud y con un bat muy oportuno, de esos que rompen juegos perfectos, como en 1989. Había dos outs en la novena y Kelly conectó un doble que partió el diamante junto con el corazón de David Stieb, que había lanzado un juego inmaculado. Duró catorce años de pelotero activo en las mayores con un promedio de bateo de .290 y 124 jonrones. Los Yankees lo cambiaron por Paul O’Neill.



Durante la invasión norteamericana a Panamá en diciembre de 1989, Kelly salvó la vida gracias a que un soldado norteamericano lo reconoció como el jardinero central de los Yankees de Nueva York y ordenó a su compañero (que le apuntaba un arma a la cabeza), que lo dejara pasar.


Con Diablos Rojos del México jugó dos temporadas 2002-2003 y en ambas los escarlata se coronaron al mando de Bernie Tatis. Kelly contribuyó con su oportuno bat y su alcance en la primera, aunque también era jardinero. El campeonato del 2002 frente a Tigres se lo dedicaron a Chara Mansur y a Nelson Barrera, fue un festejo bajo la lluvia y entre lágrimas. Luego vino el 2003 que también fue contra Tigres y se dedicó al “Abuelo” Mora, el único batboy con número retirado.

 

El 2004 fue difícil para los Diablos porque hubo algunos problemas de vestidor y de disciplina, por lo que se decidió despedir al manager bicampeón y se invitó a Roberto Kelly a tomar el timón del barco escarlata para intentar sacar al equipo del sótano de la zona sur. Con la llegada del panameño, los escarlata terminaron en primer lugar de su zona con récord de 60-40 y porcentaje de .600, nada mal para un manager debutante.


La siguiente temporada fue una de esas brillantes ocurrencias de la directiva porque decidieron mexicanizar el equipo y contrataron al Houston Jiménez para dirigir. Lo que no sabían era que Kelly de todos modos se iría porque lo llamaron los Gigantes de San Francisco para ocupar el puesto de manager de una filial del equipo en Clase A. Estuvo cuatro años ahí cuando fue llamado a las mayores para convertirse en coach de primera base.

 

Bajo el mando de Bruce Bochy ganó tres series mundiales y recibió muy buenas críticas de la prensa y del equipo. En la temporada 2015, ya de coach de tercera, solamente nueve corredores que mandó a home fueron puestos out, lo que representó la marca más baja en todo el beisbol de grandes ligas. Nada mal...


En 2016, San Francisco dejó ir a nuestro héroe, pero no se quedará sin empleo porque mañana 17 de enero a las 19:00 hrs. será presentado como el nuevo manager de los Sultanes de Monterrey. Dudo que los norteños puedan encontrar un dirigente con el palmarés, la clase y la experiencia del panameño.


Dudas, aclaraciones y vituperios a @afi_escarlata



.

Creada Por: Solo Béisbol México®. Valido XHTML y CSS.