"Ser Yankee lo salvo": Colaboración Especial de Patty War

Hace casi treinta años, el 20 de diciembre de 1989, un contingente de 27,500 militares etadounidenses invadió el pequeño país centroamericano de Panamá para capturar al General Manuel Antonio Noriega, un gobernante de facto que ellos mismos pusieron en el poder. El dictador se refugió en la Nunciatura Apostólica ubicada en la ciudad de Panamá y permaneció ahí hasta el 3 de enero, cuando se rindió y fue capturado.


Los primeros dos días de la invasión fueron caóticos y se perdieron muchas vidas de civiles inocentes. Explosiones de las llamadas Bombas inteligentes destruyeron edificios de departamentos en El Chorrillo, un barrio de la capital donde alrededor de 300 personas murieron y 15,000 se quedaron sin hogar. Al final, no se sabe a ciencia cierta el número de civiles que perdieron la vida durante la intervención, pero al menos uno corrió con la suerte de ser jardinero central de los Yankees de Nueva York.


Según relata Roberto Kelly, el nuevo manager de Sultanes de Monterrey y que en ese entonces jugaba para los Mulos del Bronx en el prado central, salvó la vida de milagro. Kelly era un joven de 25 años que viajó a su natal Panamá para pasar las fiestas de diciembre cuando lo sorprendió la operación “Causa Justa”, la operación militar norteamericana más grande desde Vietnam.


https://youtu.be/QJBXONGPy5U


No solamente los soldados norteamericanos mantenían la ciudad sitiada, también locales armados, seguramente seguidores de Noriega, que aprovecharon la situación para robar. Cuando Roberto se dirigía a recoger a Rogelio, su hermano mayor que trabajaba en el Canal, fue detenido por tres hombres armados.


-¡Bájate!


Cuando se bajó del carro, uno de los sujetos le puso un arma en la cabeza. -¿Eres Roberto Kelly? Le preguntó otro de los tipos. –Sí, respondió el pelotero. –Déjenlo, ir. Está bien.


Y así fue como salvó la vida. Siempre es útil ser héroe nacional.



.

Creada Por: Solo Béisbol México®. Valido XHTML y CSS.