"Estrellas Del Béisbol" de Héctor Barrios Fernández

El 7 de octubre de 1969, los Cardenales de San Luis y los Filis de Filadelfia acordaron realizar un cambio que involucraría a siete jugadores, del equipo de San Luis, Curt Flood y del equipo de Filadelfia, Dick Allen eran las piedras angulares de esta transacción. ¿El único problema?


Flood no quiso ser cambiado a Filadelfia, él sentía que en esa ciudad no eran bien recibidos los jugadores afroamericanos, además era un equipo reyando en lo mediocre.

Lo más importante, él sentía que debería tener el derecho de decidir en dónde quería jugar béisbol. En un principio, Curt estaba preparado para el retiro en lugar de aceptar el cambio. Tiempo después, en lugar del retiro, decidió pelear.

El 24 de diciembre, Flood envió una carta al Comisionado de las Grandes Ligas, Bowie Kuhn, delineando su posición. “Después de doce años en las Grandes Ligas,” escribió Flood, “No siento que soy una pieza de propiedad para ser comprada y vendida sin considerar mis deseos. Creo que cualquier sistema que produce esos resultados, viola mis derechos básicos como ciudadano y es inconsistente con las leyes de los Estados Unidos y de los Estados Soberanos.”

Curt Flood esperaba jugar en la temporada venidera, pero quería el derecho de considerar ofertas de otros equipos.

El hecho de que los jugadores sintieran que estaban siendo tratados como una propiedad no era nuevo y tenía ya una larga historia.

Haciendo eco en los sentimientos de un sin número de jugadores en décadas pasadas, Flood creía que la cláusula de reserva del béisbol, la cual efectivamente ligaba a un jugador a un equipo a perpetuidad, era una violación a los derechos básicos del jugador y le negaba la oportunidad de controlar su propia carrera.

La respuesta de Kuhn para Flood, reiteraba lo que los Comisionados y los dueños de equipos habían estado diciendo por décadas: Para términos de su contrato, los derechos eran controlados por los equipos y por lo tanto, él estaba obligado a jugar con los Filis.

Flood recurrió a su abogado y después a Marvin Miller, director ejecutivo de la Asociación de Jugadores de Ligas Mayores y les dijo que quería demandar al béisbol de Ligas Mayores. No sería la primera vez que el béisbol fuera llevado a las Cortes sobre este tema.

En 1922, la Suprema Corte de los Estados Unidos, escuchó un caso traído por la Liga Federal desafiando al monopolio del béisbol de Ligas Mayores.

El Alto Tribunal argumentó que las Ligas Mayores no estaban comprometidos en un comercio interestatal y por lo tanto estaban exentos de las leyes anti monopolio del país. Por lo tanto se continuaría ejerciendo la cláusula de reserva.

Con éste y otros precedentes, Miller le comunicó a Flood que no tenía ninguna oportunidad de ganar y de seguir con el caso, pondría en peligro su carrera como jugador. Aún así Curt Flood siguió adelante y presentó una demanda judicial en la Corte Federal de New York.

El caso de Flood pasó a manos de la Suprema Corte en 1972.

Como se esperaba, al caso de “Curt Flood contra Bowie Kuhn y otros,” la Corte mantuvo la decisión de la Cortes inferiores y se resolvió a favor de las Grandes Ligas con una votación de 5 a 3.

El Juez Lewis Powell se desvinculó del caso debido a su relación con el dueño de los Cardenales de San Luis.

Aunque los representantes de la Asociación de Jugadores votaron unánimemente en apoyar a Flood y cubrir sus gastos legales, ningún jugador activo testificó en su favor, temiendo una venganza por parte de los dueños.

Los ex jugadores Jackie Robinson y Hank Greenberg testificaron a favor de Flood.

Los abogados defendieron la cláusula de reserva como si trajeran importantes beneficios y estabilidad al deporte, así lo acordó también la Suprema Corte de Justicia.

Por otra parte se reconocía que en efecto, el béisbol era un comercio inter estatal y su cláusula de reserva era “una anomalía.”

Sin embargo la Corte sintió que no necesitaba revocar la excepción o anular la multicitada cláusula.

A pesar de la derrota, el caso ayudó a energizar a los jugadores y a que la Asociación de Jugadores peleara la cláusula de reserva en otros términos.

En lugar de pleitos, ellos optaron por negociaciones para asegurar los derechos de los jugadores y la agencia libre.

Un acuerdo básico y clave, entre la Asociación de Jugadores y las Grandes Ligas, Miller y el sindicato consiguieron que los dueños de equipos acordaran un arbitraje imparcial en cuanto a los reclamos salariales de parte de los jugadores. Antes solamente el Comisionado del Béisbol, resolvía los casos de arbitraje.

Esto abrió la puerta para el exitoso caso en el que Jim “Catfish” Hunter fue declarado agente libre en 1974 y los siguientes casos de agencia libre de Andy Messersmith y Dave McNally un año después, finalmente, adelantando la muerte de la “cláusula de reserva del béisbol.”

La carta de Curt Flood al Comisionado Kuhn en 1970 y el posterior caso en la Corte, fue un momento decisivo que pavimentó el camino para futuros pleitos que alterarían para siempre el negocio del béisbol.

También fue un momento decisivo en la carrera beisbolística de Curt Flood.

Ganador de siete “Guantes de Oro” de manera consecutiva en 12 temporadas con los Cardenales, Flood se había establecido como un líder tanto en el vestidor del equipo como uno de los mejores jardineros centrales del juego.

Flood se perdió la temporada de 1970 y se mudó a Europa mientras el caso estaba siendo discutido en las Cortes.

Aún oficialmente como miembro de los Filis, Curt Flood fue cambiado a los Senadores de Washington antes de la temporada de 1971.

Apareció en 13 juegos con los Senadores pero se retiró del béisbol antes de finalizar el mes de abril. A la edad de 33 años, Curt Flood había terminado su carrera en el béisbol. Su legado, sin embargo, durará por siempre.

La última vez que supe de la relación de Curt Flood con el béisbol, era comentarista de los juegos de los Atléticos de Oakland, eso no duró mucho tiempo.

Curt Flood falleció el 20 de enero de 1997 en Los Angeles, California.

Entonces, ¿Quién o quiénes fueron los ganones en el caso “Curt Flood.”?

En nuestro país (México) he sabido de algunas inconformidades laborales dentro del béisbol, pero ninguna de la magnitud de la de John Montgomery Ward, Curt Flood, Jim Hunter, Andy Messersmith, Dave McNally o la huelga de 1981 y otras en Grandes Ligas.

Espero sus amables comentarios en: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.



.

Creada Por: Solo Béisbol México®. Valido XHTML y CSS.