"Manotazo" Colaboración Especial de Patty War

(CDMX, 25/06/2018) Toda mi vida he sido aficionada de los Diablos Rojos del México y he seguido la Liga Mexicana de Beisbol. He presenciado hazañas inolvidables y también he llorado en silencio las derrotas de mi equipo. He admirado a peloteros de cinco herramientas y me he conmovido con el pundonor mostrado por quienes son los verdaderos protagonistas de este deporte: los peloteros.


Son ellos quienes sostienen el espectáculo, quienes juegan duro y se arriesgan, quienes a pesar de pertenecer a perpetuidad a un equipo (así como en la Edad Media), dan todo en el campo. Quienes sin tener la garantía de un seguro de gastos médicos para su familia, ni aguinaldo, ni los derechos laborales que se supone están garantizados por la Constitución, aun así, dejan la piel en una barrida.

 

Es por ellos que seguirá valiendo la pena ir a un parque de pelota y echar porras a los colores que hacen brincar nuestro corazón. Solo por ellos, que han sido moneda de cambio y carne de cañón de directivos sin escrúpulos a lo largo de todas estas décadas. Tal vez no todos los dirigentes, pero basta con hacer una encuesta entre las víctimas para saber que casi nadie se salva.

 

La Major League Baseball dio un manotazo en el escritorio para terminar con años y años de tráfico poco ético de peloteros mexicanos a equipos de ligas mayores. Una actividad más que redituable para quienes supieron aprovechar los tiempos de bonanza en los que un muchacho menor de edad era “vendido” por un par de millones de dólares, de los cuales los papás no veían más que algunos pesitos.

 

Terminó también el monopolio de oferta de peloteros nacionales, pues si alguien se atrevía a negociar por su cuenta con algún equipo de MLB, se le cerraban las puertas de la LMB para siempre.

 

Robert Manfred debe estar harto de tanta corruptela a la mexicana. Fastidiado de las quejas de los Valenzuela por unos prospectos que aparentemente se robó el “Pollo” Minjarez. Harto de que los directivos nacionales no conozcan ni su Constitución y que haya tenido que intervenir la MiLB (un grupo de gringos) para decirnos que los peloteros de doble nacionalidad son... mexicanos.

 

Debe estar fastidiado de los casos como el del “Caballito” Heredia que tan pomposamente anunció José Antonio Mansur como el siguiente Fernando Valenzuela y que resultó un fraude.

 

Harto debe estar Manfred de recibir la visita de una comitiva de la Liga Mexicana del Pacífico dándole la queja que la LMB quiere irrumpir en sus calendarios de juego, así como niños con el director de la secundaria.

 

Asqueado de los gobiernos-directiva que hacen campeones de LMB, como los Moreira, los Duarte y los Borge. Todos finísimas personas que se pasearon como dueños en los Winter Meetings.

 

¿Qué le depara a una liga que vivía de ese privilegio inmoral que era el monopolio? Darwin dejó claro que solamente los que se adaptan sobreviven. Así es que el CEO tiene mucha chamba, mucha más de la que nunca esperó.

 

Quejas, vituperios y flores en @afi_escarlata

 

Patricia Guerra Frese



.

Creada Por: Solo Béisbol México®. Valido XHTML y CSS.